Humberto no se llama Humberto, sin embargo pide que se le nombre. Seri­a como un guia de turistas…

Humberto no se llama Humberto, sin embargo pide que se le nombre. Seri­a como un guia de turistas…

conoce todo el mundo las rincones, conoce lo que ocurre aca y no ha transpirado lo que sucede alla. Humberto muestra cada Algunos de los cuartos, igual que si el tiempo habitara aquel punto. Bueno, realmente si lo habita. Lleva tres anos de vida que cita La Casita, un sitio de coincidencia sexual, ubicado acerca de avenida de las Insurgentes.

Por caso que La Casita nunca tiene algun anuncio. Su frente, antigua desplazandolo hacia el pelo descuidada, solo asoma una puerta de metal; a un flanco, un boton que nunca deja de apretarse. Suena y no ha transpirado enseguida se ingresa al empujar la paso desplazandolo hacia el pelo subir unas escaleras que rechinan. Luego de una revision, de un rapidamente registro en la recibimiento, lo que sigue alli dentro es un vapor con dispares olores.

La Casita seri­a un tipico de el ligue y los encuentros sexuales dentro de hombres en el Distrito Federal. En su pagina sobre la red reza su anuncio “Somos un club individual para varones gay mayores sobre antiguedad, en a donde podras gozar, con el extremo sobre proteccion desplazandolo hacia el pelo comodidad, momentos grato en compania de otros hombres gay”. Continue reading “Humberto no se llama Humberto, sin embargo pide que se le nombre. Seri­a como un guia de turistas…”